MÁTALOS SUAVEMENTE
Dídac Alcalà Soler, España / @didacalcalasoler


El Gangster como una figura solemne, de actos épicos casi románticos que le conducen a ser víctima, tanto a él como a sus seres allegados, de trágicos finales. Atormentados dentro de los oscuros mundos del crimen organizado, estos personajes han servido en parte para plasmar la catadura moral de sus tiempos y sociedades, siendo especialmente en épocas de crisis cuando mejor expresan la ley fuera de la ley, otro código de valores que hacen supurar sus úlceras con virulencia.

“¿Cómo pueden ser tan gilipollas? Esos tíos no saben cerrar la boca”.

Mátalos suavemente presenta, bebiendo de lo más tradicional del genero y aparentemente de una forma trivial, una reflexión sobre la sociedad estadounidense —y por extensión de la occidental— que se estaba gestando a finales de la primera década de este siglo.

Antes de recostarnos en el sofá y poner el play, nos acercaremos al humidor. Esta película pide oscuridad, pausa, un bourbon doble sobre la barra antes de la acción. Un tabaco que, igual que los gansters que consiguen llegar a viejos, haga de la sencillez virtud.

Balmoral Añejo XO Oscuro Corona, con sus tonos tostados, cacao, café, maderas nobles, tierra, frutos secos tostados y cremosos dulces… Plasencia Reserva 1898 Robusto y sus maderas, puntas de cuero, frutos secos y tierra mojada… o Roma Craft Intemperance BA XXI Intrigue, con esos cítricos y las frutas fermentadas que tan bien acompañan a la oscuridad de los cueros y maderas que desarrolla… pueden ser grandes acompañantes para este film de Andrew Dominick.

Si nos decidimos por encender una pipa, me decanto por tabacos que incluyan en su registro tierra, maderas y frutas oscuras fermentadas. Perterson’s Perfect Plug, Night Train de Cornell & Diehl o Sutliff Crumble Kake Red Virginia… pueden incrustarse en el guion como si fueran un personaje más en el reparto.

El crimen organizado como una estructura empresarial, con una clase obrera sobrexplotada y unos dirigentes incapaces de frenar el deterioro de la estructura. Una sociedad inmersa en discursos colectivistas y llena de promesas electorales a la caza de los votos de los que aun no perdieron la esperanza de estar absolutamente a la deriva ante la debacle.

Cínica y absurda por momentos, es una elegante farsa perfectamente interpretada por un sobrio Brad Pitt, en compañía de un siempre notable James Gandolfini y un Ray Liotta que recuerda por momentos su mejor versión en Uno de los nuestros.

La película florece al ritmo de The man comes around de Johnny Cash y un reparto lleno de personajes que cumplen una función capital a la hora de cimentar el mensaje. Con la violencia como máxima expresión artística y una existencia condenada al fracaso, el mensaje es transmitido con un ejemplar empleo de la puesta en escena por el abogado encarnado por Richard Jenkins.

Mas valorada por la crítica que en las salas, Mátalos suavemente presta una experiencia pausada y elegante. Una carga de profundidad sin estridencias que llega a la máxima expresión en la escena final. Sin duda una buena compañía para un buen tabaco, mas si cabe para los amantes del genero.

MATALOS SUAVEMENTE (KILLING THEM SOFTY)

Año: 2012

Duración: 97 min.

Dirección: Andrew Dominic

Guión: Andrew Dominik (Novela: George V. Higgins)

Reparto: Brad Pitt, Scoot McNairy, Ben Mendelsohn, Richard Jenkins, James Gandolfini, Ray Liotta, Vincent Curatola, Trevor Long, Max Casella, Slaine, Sam Shepard, Linara Washington, Christopher Berry, Ross Brodar, Kenneth Brown Jr.

Producción: Plan B Entertainment, 1984 Private Defense Contractors, Annapurna Pictures, Chockstone Pictures, Inferno Entertainment. Productor: Adi Shankar