NO SOLO RANCHERAS Y ENCHILADAS, TAMBIÉN PIPAS. OMAR GARIBAY DESDE MÉXICO 

Cristián Cáceres, Chile /  IG:@artebrezo


México siempre es sinónimo de rancheras, música inspirada generalmente en amores sufridos o historias de valentía y honor. También asociamos a este país de norteamérica a su rica gastronomía, muy difundida por todo el mundo: tacos, fajitas, burritos, enchiladas muy condimentadas, de fuertes aromas y sabores ardientes. Así, si lo lleváramos al tabaco para pipa, podríamos decir que tanto su música como sus comidas tienen una buena carga de perique.

Pero desde ya hace algunos años, México también está dando que hablar por el florecimiento de artesanos piperos. Maestros que apunta de brocas, lijas y formones nos están maravillando con sus creaciones de manera que nosotros (piperofumadores) volvamos la mirada a lo nuestro, a lo que tenemos cerca y a la mano para encontrar esa pipa que nos hipnotice y nos enamore.

Es en esta búsqueda de artesanos latinoamericanos que encontramos a OMAR ARTURO GARIBAY GARCÍA, un hombre nacido en el mes noviembre 1989, que decidió dedicar su vida a la fabricación de pipas (hermosas por lo demás) y que se ha preocupado por reflejar en ellas la maravilla de lo rústico…de lo artesanal.

Hijo de carpintero, Omar es oriundo de Ciudad de México, soltero y con una bella y hermosa hija que es el motor de su existencia, seguramente, la única que logra sacarlo un rato de su taller y salir de ese mundo que lo apasiona.

En esta ocasión, para Tabacos Puros Magazine, nos cuenta parte de su vida, experiencia y lo que nos ofrece.

- Omar, ¿cuántos hermanos tienes y que recuerdas de tu época de infancia?

R: Tengo solo un hermano. Al mirar hacia atrás puedo decir que siempre me ha llamado la atención el tabaco, incluso desde niño. Consideraba que el tabaco era como una especie de ritual. Tuvimos una amiga en Zihuatanejo Guerrero la cual visitamos en diversas ocasiones, y cerca del centro había un lugar en donde un señor en el mismo local vendía y fabricaba puros. Si no mal estoy, habré tenido aproximadamente 12 años cuando le pedí a esta misma amiga de regalo de cumpleaños un puro (que prometí que no fumaría); el día de mi cumpleaños me llegó una tarjeta de regalo, dólares, y un puro (la tarjeta aun la conservo, el puro se picó, y nunca lo fumé porque no tenía edad).

- ¿Eres fanático por algún deporte?

R: Me gusta demasiado el futbol, aunque verdaderamente amo mucho más jugarlo que verlo. Hincha del club América en México.

- ¿De dónde es el brezo que utilizas para construir las pipas?

R: el brezo que ocupo es italiano, de la mano de Mimmo Romeo.

- ¿Qué fue lo que te motivó a fabricar pipas?

R: Que cuando comencé a fumar en pipa no tenía el dinero suficiente para comprarme una de las que llamaban mi atención. Si bien mi papá practicó la carpintería como un hobbie, yo era siempre su ayudante y por ello consideré “sencillo” el poder hacer una pipa, y decidí que, si no podría comprarme una pipa, yo la podría fabricar. Esa fue la mentalidad con la que hice mis primeras pipas.  

- ¿Qué hay de la persona de Omar Garibay en tus creaciones?

R: Considero que querer ser mejor, y dar los mejores materiales posibles. Desde hace muchos años, incursioné en la compra de materiales que considero de muy buena calidad (porque otros artesanos de renombre los usan): brezo Mimmo Romeo, cumberland nyh / sem, delrin, algunas barras de ebonita de edición limitada, etc, con tal de hacer pipas con materiales de calidad, algo que conservo hasta la fecha  

- ¿Qué condiciones debe reunir una pipa tuya para salir al mercado?

R: Principalmente debe ser fumable sin riesgo a que se queme (por paredes delgadas, o fisuras en el brezo, en el hornillo); posterior a ello me preocupo de los fines estéticos (buena forma, ergonomía, acabado, etc).

- ¿Tienes definido el shape que modelarás, o es el brezo quien te va marcando el camino hacia el resultado final?

R: Las puedo fabricar de las dos maneras. Cuando hago una pipa con shape clásico, no hay mucho que hacer porque la forma es quien dictamina la pipa. En otros shapes de mano libre (fugu, vulcano, alguna variación de shapes clásicos), si es posible dar forma conforme la veta de la madera.

- ¿Plateaux o ebauchons?

R: Dentro de lo posible plateaux. En lo personal, no hay como las flamas en una pipa.

- ¿Te inspiras en otros artesanos o fábricas de pipas?

R: Sí, claro. En este mundo en donde hay genios haciendo formas y técnicas nuevas, es imposible no hacerlo. Siempre mi escuela favorita de pipemakers, fue la danesa; pero de cada una (rusa, italiana, estados unidos, etc) trato de investigar y conocer los trabajos de los artesanos.

- ¿Cuál es tu idea para la pipa perfecta?

R: Es aquella que combina ergonomía, forma, acabados, ingeniería, y calidad de los materiales.

- ¿Has pensado en definir un modelo de pipa que te permita ser reconocido por ella?

R: La verdad es que no me considero tan creativo; y en este mundo donde, repito, hay muchos genios que han hecho muchas formas, es difícil. Sin embargo, hay una forma que si quisiera perfeccionar a lo máximo y ser reconocido por ello: la billiard. Es increíblemente difícil ese shape; tanto por las proporciones, las medidas, la simetría… es creo que mi favorito.

- Además del brezo ¿trabajas con otro tipo de maderas o materiales?

R: he hecho pipas de olivo, y morta (y ahora que hago memoria, he hecho una pipa en nogal).

- ¿Cuánto tiempo te toma construir una pipa?

R: Depende de la forma, pero en promedio 2 días.

- ¿Gradúas tus pipas?

R: Por el momento, no, todas van marcadas con mi apellido. Es posible que un futuro cercano si lo haga.

- En relación con lo anterior ¿has pensado en estandarizar tu trabajo en el sentido de construir pipas idénticas identificándolas con algún signo, marca o nombre?

R: Aun no. El tema es que, por mi proceso de fabricación, me es difícil hacer dos pipas iguales, pero es posible que sí. Hasta el momento tengo “dos líneas” de pipas que se van consolidando hacia lo que comentas: la serie 4 elementos, y las pipas hobbit; pero aun así, cada una entre ellas, son diferentes.

- ¿Por qué una pipa “Omar Garibay” es distinta de otras?

R: Porque en cada pipa trato de ocupar los mejores materiales posibles, mejorar día a día mis procesos, y porque, como dice Mimmo Romeo: en cada bloque de madera hay energía de las personas que trabajaron para llegar a ella. Considero que en esa pipa, también va parte de mí.

- ¿Le haces seguimiento a las pipas que entregas? destino, como fuman, etc.

R: Lo bueno de hacer un número limitado de piezas, y saber quién tiene cada pipa mía, es justo eso, que puedo platicar con los dueños para saber que tal les parece, si me pueden dar retroalimentación.

- Finalmente, ¿qué sensaciones te produce construir una pipa, entregarla y saber que será fumada?

R: No hay nada en el mundo que ame más, que hacer pipas. Saber cómo se transforma el bloque de brezo y la barra de ebonita hasta convertirse en un pipa. Es una sensación de total compromiso para con este arte como para con los materiales; sin embargo, ahora que me he dedicado 100% a esto, he experimentado la sensación de la responsabilidad; pues, cada vez que se valoran más mis pipas, el cuidado a la calidad es mayor. No pueden ir pipas con fuga de aire, no puede haber fallas en el hornillo; y a veces esto es muy difícil, pues, ves que la pipa va tomando la forma que tu deseas y si hay una falla grave, por más que me guste la forma, no puede ser terminada porque no cumple la calidad que ahora, yo mismo me exijo.

Cuando una persona tiene en su poder una pipa “Omar Garibay” notará dos cosas: primero, esa magia y esencia de “lo artesanal”, lo puro, lo rústico; hermoso trabajo que por sí sólo nos dice que es hecho a mano. Y en segundo lugar, un trabajo noble, dedicado, por sobre todo sincero, sin pretensiones de ser más de lo que sencillamente es. En resumen, una pipa Garibay está hecha a base de un blend muy bien condimentado con los sabores de pasión, arte, y honestidad.